Silencios. Palabras.

Siempre me ha encantado hablar. Desde que con poco más de un año pronunciase mi primera palabra, éstas se han ido sucediendo, una tras otra, sin parar. Puedo pasarme horas y horas hablando de cualquier tema y casi con cualquiera. No me importa el sitio ni el lugar porque cuando se trata de hablar no hay quien me calle.

Recuerdo que una vez leí en algún sitio que las personas más inteligentes hablaban poco y guardaban silencio, porque hablando ellos no descubrían nada, escuchando, en cambio, siempre tenían la oportunidad de aprender.

Con el tiempo observé que hablar es muy fácil pero escuchar no tanto, que nacemos sin decir ni una sola palabra pero vivimos hablando continuamente. Que en trabajos, exámenes o tareas similares, no valen los silencios porque ahí sólo cuentan las palabras, que aunque los amigos se hacen hablando, los de verdad son aquellos que interpretan tus silencios, que a pesar de que los secretos se cuentan con palabras, se guardan en silencio y que los favores se piden hablando, pero el agradecimiento, el de verdad, se demuestra en silencio, siempre con actos, nunca con palabras.

También me di cuenta de que aunque las preguntas se hacen con palabras, las respuestas, pueden ser silencios porque a veces un silencio dice más que miles de palabras. Que un “te quiero” se dice hablando pero se demuestra en silencio y que aunque las relaciones siempre empiezan con una palabra, la mayoría se acaban con un silencio, muchas, por un exceso de ellos, porque a veces las cosas no vale con saberlas, porque a veces, necesitas que te las digan.

Además  descubrí que las palabras pueden hacer daño pero, según ese dicho, el viento se las termina llevando y que al contrario, hay silencios que se clavan donde más duele, en ese sitio donde los latidos no dejan que se escuchen las palabras, en ese sitio donde no hay viento que pueda llevárselos, porque el viento por muy fuerte que sople, allí no puede llegar.

A pesar de hablar mucho y escuchar cada vez más hay una pregunta para lo que todavía no tengo respuesta porque para las palabras siempre hay algo que decir pero, ¿qué se responde a un silencio?

Anuncios

Dime lo que quieras, pero dime algo.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: