Mi gran amor.

Hay amores y amores, luego estás tú.

Aparecí sin consultarte, llegué sin avisarte y me quedé sin que me invitaras. Lloré encima de ti porque allí no estaban ellos cuando apenas acababa de verte, cuando ni tan siquiera te conocía. Te pedí tiempo y me lo diste. Te portaste, no puedo negarlo.

Me fuiste guiando por caminos diferentes. Me las presentaste a ELLAS. Me paseaste por miles de sitios, por miles de rincones, por mis lugares favoritos. Viste como me divertía, como lloraba, como reía. Viste como me caía, como me decepcionaba y como, también gracias a ti, me levantaba. Me diste de comer, de fumar, bebí contigo y me acosté cada noche junto a ti.

Te compartí con otros y nunca te enfadaste, nunca tuviste celos, nunca me controlaste aunque siempre me protegiste. Me consolaste cuando los otros me dejaron, me alegraste cada mañana poniendo un sol en mi ventana y me dejaste escuchar una guitarra, una voz, cientos de sonidos.

Permitiste que vinieran a verme y que algunos hasta se quedaran. Me ayudaste a estudiar y también a aprobar. Me conseguiste mi primer trabajo, mi actual trabajo. Me dejaste salir de fiesta cada noche y llegar a casa cuando tú ya estabas despierto. Además, aguantaste mis enfados, mis peleas, mis discusiones con todo el mundo y sí, a veces también contigo.

Soportaste que te criticase, a ti y a cada parte de tu cuerpo. Aguantaste que dijera que ya no te quería, que me arrepentía de estar contigo y que nunca me harías feliz. Que de vez en cuando, aunque más al principio, me fuese de tu lado. Te fuese infiel con rollos de un fin de semana. Aun así, a mi vuelta siempre me perdonabas.

Me conoces tan bien que nunca podría engañarte. Te siento siempre tan cerca que, aun en mi ausencia, sé que estás conmigo. Siempre me cuidas y tengo claro que nunca dejarás que nadie me haga daño, porque a quiénes lo hicieron, los apartaste de mi lado.

Nuestro amor fue a primera vista pero, al contrario que muchos otros, cada uno de los días que pasaba contigo, te quería más y te necesitaba más porque tú sí que siempre me hiciste feliz.

En julio, cuando llevábamos más de 23 meses juntos, te abandoné. Te dejé explicándole a todos los motivos, a todos menos a ti. Ahora, después de repetir una y mil veces que necesitaba alejarme y después de engañarte casi dos meses con un viejo conocido, tengo algo que decirte: Te echo de menos.

¿Me dejas volver en Septiembre y que nuestro amor pueda seguir como siempre?.

Espero que tu respuesta sea un sí, por eso ya estoy en camino, por eso ya voy a reunirme contigo.

Te quiero, Madrid.

@AngelLudena

Anuncios

Un pensamiento en “Mi gran amor.

  1. Me encanta q t guste Madrid…y q vuelvas pq eso significa tenerte cerca peqeño 🙂 ya sabes q aunq a algunos les apetezca q nos enfademos nosotros nos tenemos y juntos de Madrid al cielo!

Dime lo que quieras, pero dime algo.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: