Una vez más.

Una canción que suena. La escuché cientos de veces pero hoy parece diferente. Habla de un cielo que ya no tiene azul que mirar y de unas nubes a las que les queda mucho que llorar. Habla de que ya no quiero llegar, de que ya no quiero volver, de que sólo quiero estar contigo una vez más.

No sé si lo merezco, ni tan siquiera si lo necesito o puede que seas tú quien ni lo necesita, ni se lo merece. Tal vez mañana no quiera ni verte, o puede que a lo que me niegue sea a perderte, a perderte sin ni siquiera tenerte. Quedan cosas pendientes. Siempre quedan cosas o puede que ya no quede nada. Tal vez necesite todo o quizá me valga sólo con una vez más, una vez más que quede entre nosotros, convirtiéndose así, en lo único de esta historia que quedaría entre nosotros, por primera vez, entre tú y yo.

Una vez más, necesitaría verte de nuevo, aunque te vayas sin despedirte, que me des los buenos días, aunque se te olviden las buenas noches, cerrar los ojos contigo aun si al abrirlos ya no estás, que me mandes un mensaje, al que puede que ni tan siquiera  conteste, que me saques otra sonrisa, una de esas que sólo tú lograbas y que ahora están tan escondidas, que me des un consejo, de los que crees que nunca escuché y de los que ahora te podría recordar uno por uno, escuchar una canción, de las que tanto escuchamos, de esas que a veces no puedo escuchar, deshacer una cama juntos, aunque luego no estés para rehacerla y dar un último paseo por esas calles, esas que tanto me gustan, aunque un rato después, la vuelta la haga solo.

Serían muchas las cosas de las que te pediría una vez más pero hay una de la que no, hay una de la que no quiero una vez más porque ya me sobran las anteriores. No quiero tus “te quieros”, porque como decía Iván Ferreiro en aquella bonita canción, “ya no quiero que me quieras, sólo quiero que me abraces”.

Por último quiero pedirte que una vez más no creas absolutamente nada de lo que estoy escribiendo, que no creas que estas palabras van para ti porque te estarías equivocando y es que, una vez más, juego a varios bandos. Mido las palabras que uso para que al leerlo creas que van para ti, sin darte cuenta de que no, de que no son para ti, porque puede que ni tan siquiera sean para nadie o porque puede que quizá sean para todos, ni yo mismo lo sé.

Una vez más, es demasiado tarde, demasiado tarde para escribir, demasiado tarde para reflexionar, demasiado tarde para darle vueltas, demasiado tarde para ti, demasiado tarde para mí y sobre todo, demasiado tarde para una vez más.

¡Hazte fan en Facebook o sígueme en Twitter!

Ángel Ludeña.

Anuncios

Dime lo que quieras, pero dime algo.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: