Indies, modernos y otros chicos del montón.

El tiempo pasa. Las modas cambian. Antes, pantalones de campana. Ahora, pitillos. Antes pijos, heavies o macarras. Ahora lo mismo con nuevas y “grandes” adquisiciones.

Desde emos hasta raperos pasando por los mejores: indies, modernos y otros chicos del montón. Fácilmente reconocibles. Difícilmente comprensibles. De apariencia más bien dejada, un pelo minuciosamente despeinado, barba perfectamente abandonada y gafas (vean o no, que eso es lo de menos) que valen más que alguna que otra casa, diciendo adiós a la mediamontura y recuperando esas que nuestros padres odiaron y por las que ahora más de uno habría matado.

En la ropa lo tienen claro. Adiós al chandal. Hola a los cuadros. ¿Recordáis esa camiseta de la que tu abuela hizo trapos? Ellos nunca lo habrían permitido. No os olvidéis de que lo viejo ahora es vintage. ¿Os acordáis de esos pantalones que tu madre se negó a que te pusieras porque parecía que ibas a “pescar”? Pues bien, eso ahora es moda. ¿Y las veces que nos hemos reído de los guiris que hacían de los calcetines un complemento imprescindible? Pues ellos no son menos. Blancos y que se vean. Que siempre se vean.

¿Quieres saber cómo reconocerlos? Si los ves, te planteas si lo son. Si los escuchas, no te queda duda. No entenderás absolutamente nada de lo que oigas. Usarán con naturalidad términos que no sabes ni pronunciar y mucho menos escribir porque para ellos las cosas no están “muy vistas” son “mainstream” y tampoco “guays” sino “hipster”.

En la música, caso aparte. Te hablarán de grupos que no conoces, y más te vale, porque en el momento en el que empieces a conocerlos, dejarán de gustarles: “demasiado comerciales” y es que para ellos los 40 PRINCIPALES son peor que el infierno. Nunca intentes llevártelos de discotecas porque no, porque son más de locales en los que hay de todo menos gente, ni tampoco los invites de concierto, porque ellos sólo van a festivales. FIB, SONAR, PRIMAVERA SOUND, S.O.S 4.8., GLASTONBURY. ¿No los conoces? Pues por eso les gustan.

¿Aficiones? Diversas. Tendrán su casa llena de vinilos que nunca escucharán porque por no tener, no tienen tocadiscos.  Llenarán sus muñecas de pulseras, pero no unas pulseras simples y es que, aunque no sean más que un trozo de tela vieja y sucia, si tienen escrito el nombre de uno de los festivales anteriores, valen más que las joyas de Cartier. No sabrán hacer fotos pero su cámara siempre será una reflex, aunque sea en modo automático y sólo la usen para fotografiar ceniceros que filtrarán en “instagram”. Tienen MAC, siempre un MAC. No sabrán usarlo pero eso es lo de menos porque lo quieren para enseñarlo, para enseñarlo en Starbucks y es que aunque valga cuatro veces más y no sepa más que a plástico, ellos no se toman el café en el BAR DE PACO. Eso nunca. Demasiado “mainstream” y recordad que ellos son “hipster”.

Para muchos no es más que una moda. Para otros un estilo de vida. Yo, lo tengo claro. Estar, están y nos tocará aguantarlos o quizá, disfrutarlos y es que, aunque hay quien los llama indies, modernos o gafapastas, para ELLAS y para mí, no son más que intensos, intensos pero con gracia.

(PD. Mi más sincero agradecimiento a @yaiza1304 y @shmartin_ por su inestimable ayuda)

¡Hazte fan en Facebook o sígueme en Twitter!

Ángel Ludeña.

Anuncios

Dime lo que quieras, pero dime algo.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: