Que me salven de los buenos.

Nos pasamos la vida buscando buenos, buenos amigos, buenas parejas y, en definitiva, buenas personas.

Desde hace algún tiempo, he descubierto que no es lo mismo buena gente, que gente buena y que por mucho que nos empeñemos en negarlo hay una frase que nunca falla, esa frase que dice que “ni los buenos son tan buenos, ni los malos tan malos”.

Una vez, un amigo bueno que ya no es ni bueno, ni amigo, me dijo que la mayoría de personas no eran ni buenas ni malas, y que simplemente tenían que aprender a proyectar sus aspectos positivos dejando los negativos a atrás. Creo que eso lo sabe todo el mundo, claro que saberlo nunca significó aplicarlo, y es que aunque en la teoría la mayoría estamos de acuerdo, en la práctica, las cosas siempre cambian.

Es cierto que todos, absolutamente todos, tenemos fallos, pero es innegable que también tenemos aciertos. Si nos sirviésemos de eso para medir la “bondad” de alguien sería de lo más sencillo. Si tiene más fallos que aciertos es malo. Si tiene más aciertos que fallos es bueno. Si es malo, nos toca alejarlo. Si es bueno, acercarnos. Hasta ahí todo fácil pero, ¿cómo sabemos quiénes son buenos y quiénes malos?

Los hay a los que se les ve venir. Se distinguen sin problema y no basta más que con un par de ojos para darte cuenta de que esa persona no te conviene y que no tienes mejor opción que alejarlo de ti.

Los hay a los que no se les ve venir y con estos tenemos más problema. Si conoces a alguien y no le ves ningún fallo, no te fíes. Si lo sigues conociendo y sigues sin vérselo, desconfía más. Si lo conoces a la perfección y aún no has visto nada malo, aléjate porque el fallo será tan grande que pone todo su empeño en ocultarlo.

Si siempre ríe y no llora nunca, fallo, porque nadie es capaz de reír sin haber aprendido a llorar.  Si siempre es feliz y nunca está triste, fallo, porque no se puede ser feliz sin conocer antes la tristeza. Si te sólo te dice las cosas buenas y nunca las malas, fallo, porque fallos tenemos todos y si no te los suelta, algo pretende. Si tiene muchos amigos y ningún enemigo, fallo, porque nadie tiene amigos de verdad, sin enemigo detrás, y si todo le parece bien y obedece sin rechistar, fallo, lo hace para despistar.

A lo largo de mi vida me he encontrado a mucha gente, gente de todo tipo que han logrado que repita una y otra vez una de mis frases favoritas, “dame un malo de frente antes que a un bueno de espaldas”.

Cuando te esperas a un malo, siempre sabes qué hacer. Si lo alejas de ti, te olvidas de él. Si lo acercas, lo asumes y te preparas para que, cuando te la juegue, que te la jugará, no te duela tanto. Más o menos doloroso pero práctico al fin y al cabo.

Cuando te esperas a un bueno y te encuentras a un malo, todo son problemas. Aparecen antes o después, pero siempre aparecen y no hay nada peor que un malo de repente. Cuando confiabas en él y cuando habías alabado hasta la saciedad que era todo bondad, va y te la juega. Porque sí, porque los malos encubiertos, también te la juegan con un problema añadido porque ni te lo esperas ni estás preparado para ello. Doler, duele mucho pero si hay algo que tengo claro es que aunque parezca imposible nadie se muere de decepciones y es que después de éstas siempre vuelven las ilusiones.

En la vida hay más gente buena que mala, y por suerte para mí, en mi vida también, aunque debo reconocer que si hay algo que desde hace un tiempo no dejo de repetir es “que me salven de los buenos, que de los malos ya me salvo yo”.

¡Hazte fan en Facebook o sígueme en Twitter!

Ángel Ludeña.

Anuncios

Dime lo que quieras, pero dime algo.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: