Drogas.

Nunca fui políticamente incorrecto. Tampoco demasiado correcto. Por eso ahora puedo afirmar que, guste o no, yo también me drogo. Y no, no soy el único.

Nos pasamos la vida hablando de lo mala que es la coca, de lo que perjudican los porros, del mal que hace fumar y de esas pastillas de nombres impronunciables que no debemos ni rozar. Desde bien pequeños nos enseñan a alejarnos de las drogas, primero con un “si te dan caramelos en la puerta del cole no los cojas” y luego con el siempre útil “vigila tu copa que te echan cosas”. Cada uno tiene sus vicios, y yo no iba a ser la excepción, por eso aunque ni me meto coca, ni tomo pastillas de colorines, ni fumo porros, ni tan siquiera tabaco, debo reconocer que me gusta la droga, en concreto, cinco de ellas, las más poderosas y a su vez, las que más adictivas. Así soy yo, si me drogo tiene que ser a lo grande.

-Amor: Digan lo que digan, el amor no es una enfermedad, es una droga. Te engancha desde el minuto uno, empieza con un tonteo cualquiera, con un coqueteo con quien sea, y acabas completamente enganchado. Te cambia el estado de ánimo llevándote desde la más absoluta alegría a la más profunda tristeza. Al principio cuesta poco, pero el precio va en aumento hasta que llega un momento en el que no tienes con qué pagarlo. Como toda droga que se precie perjudica más que beneficia aunque muchos se nieguen a reconocerlo, pero por los momentos buenos, merece la pena probarlo. El amor es una droga de esas que compensa.

-Sexo: El sexo como la droga, tiene una capacidad única de hacerte sentir a lo grande. Los sentidos se avivan, la temperatura sube, olvidas quien eres y te dejas llevar con el fin de disfrutar. Momentos de máxima tensión o de relax total, perfectamente combinados. Te dirán que hiciste cosas que negarás, ya sea por simple inconsciencia, o por vergüenza, y aunque la mayoría sabrán que lo haces preferirás dejar los detalles en la intimidad.

-Chocolate: La droga favorita de todos. Está demostrado científicamente (y si no, pues me lo invento) que engancha, ya sea por su sabor, su color o su olor y es que aunque hay quien dice que no le gusta, a quien le gusta, le gusta de verdad. Las rupturas se superan con chocolate, los inicios se celebran con él, los cumpleaños no lo son sin chocolate de por medio y en toda gran celebración que se precie, de comida, eso sí, tiene que hacer alguna aparición. Es de manual y que a todos nos enganche, no puede ser algo casual.

-Ron: El ron es alcohol, y el alcohol es una droga. Que perjudica a la salud es un hecho, que en su justa medida beneficia, también. Es líquido, de color oscuro y sabor amargo con miles de contraindicaciones y con alguna que otra satisfacción. Quita la timidez a quien la tenga, nos hace ser sociables, hablar más, a veces incluso demasiado, y olvidar, aunque sea por un rato. Cuando hablé de superar las rupturas, dije que el ron ayuda, ayuda mucho. Con la ruptura superada, me reafirmo en mis palabras.

-ELLAS: Sin duda, mi principal adicción. No son una, sino tres, juntos hacemos cuatro. Me enganché a ELLAS hace ya algún tiempo y desde entonces no hay quien me aleje. Tampoco lo he intentado, pero sé que no lo conseguiría porque habrá muchas drogas pero ninguna como ésta. Una droga que te acompaña en los mejores momentos y te ayuda a superar los mejores, que provoca risas incontroladas, acaba con llantos perjudiciales, que te escucha, siempre te comprende, y te da la razón aun cuando ni tan siquiera te entiende. Alejarte de esta droga es difícil, volver a ella, demasiado enriquecedor. Por todo esto, aunque sea un poquito, necesito una dosis diaria, y quien dice una, dice unas cuantas.

Estas son mis drogas. Mis únicas drogas. Las que forman parte de mi vida y las que quiero que sigan acompañándome porque soy plenamente consciente de que por mucho que avancen las terapias de desintoxicación, a mi el enganche no me lo van a quitar, y es que aunque la mayoría de las drogas las debemos rechazar, a estas cinco no me quiero desenganchar.

(PD: Las pastillas de la foto son un protector de estómago que nunca viene mal antes de una buena fiesta. ¡Evitemos confusiones!)

¡Hazte fan en Facebook, sígueme en Twitter o suscríbete y recibe en tu email las nuevas entradas!

Ángel Ludeña.

Anuncios

2 pensamientos en “Drogas.

Dime lo que quieras, pero dime algo.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: