Celos.

Siempre fui un poco celoso, pero al contrario que muchos otros, terminé asumiéndolo.

Según la RAE, los celos son el miedo, el recelo y la desconfianza en que la persona amada mude sus sentimientos hacia otra. Lo leo, lo entiendo y no me deja claro absolutamente nada. Hay quien dice que los celos son una enfermedad, otros que si no hay celos no hay amor y también alguno que cree que no son más que una maldita obsesión. Hablamos mucho de lo que son los celos, los sufrimos y los hacemos sufrir pero son pocos los que se atreven a contar la verdad sobre ellos.

Si hay algo en lo que coinciden todos los celosos es en negarlo y es que no podéis evitar reconocer que cuando una frase empieza con un “yo no soy celoso” siempre va acompañado de un “pero”, uno que lo cambia todo. Existen tantos “peros” como celosos hay y a ellos les debemos esas fantásticas frases cargadas de razones y faltas de coherencia.

“Lo mío es mío”: Siempre que oigo esto me pregunto lo mismo. Lo tuyo es tuyo pero, ¿quién te ha dicho que tengas la propiedad de quien te acompaña y te aguanta? Si crees que invaden tu terreno, ya sabes, demanda de por medio y todos tan contentos.

“Tengo motivos”: Es curioso que tengan motivos para ser celosos pero nunca sean capaces de contarlos. ¿Tan graves serán? y, sí lo son, ¿por qué siguen juntos?. Una de esas incógnitas que rodean el mundo.

“Todo el mundo me dice”: Me encanta el “todo el mundo”, siempre me gustó la capacidad que muchos tienen de hablar por todos y a la vez por ninguno, porque ese mundo del que hablan o es sólo suyo o yo no estoy en él, ni yo ni ningún conocido.

“Está claro que le gustas”: Todos somos un poco psicólogos, sociólogos y también videntes. No sólo sabemos mirar nuestros sentimientos, esos con los que nunca nos aclaramos, sino que además podemos controlar los de cualquiera que nos rodee y conocer a la perfección si ese/a que tanto va con tu novio/a está completamente enamorado/a.

“Es que no lo/a aguanto”: ¿Y quién te ha dicho a ti que tengas que aguantarlo/a? Además de guardar fidelidad toca preocuparse de que tus amigos/as les caigan bien. Dura tarea, si estás en una de estas situaciones ya te puedes poner a ello.

En cuanto a los que sufren las consecuencias de estar con alguien demasiado celoso, o quizá falto de esos celos que a muchos parecen gustarles, tampoco se aclaran. Si te controla demasiado, es muy posesivo, si no, pasa de ti, si te vigila continuamente, no tiene confianza, y si te da campo abierto, no te quiere.

Si hay algo que está claro es que los celos, queramos o no, son incontrolables, irracionales y tremendamente perjudiciales. Sus consecuencias, diversas pero siempre coincidentes en un punto único: ambos lo pasan mal, el que los tiene y también el que los sufre. Lloras, te lloran, te enfadas, se enfadan, discutís y sufrís, a partes iguales, hasta que terminas dándote cuenta de que una relación así es completamente insostenible.

Yo mismo pasé mucho tiempo usando millones de excusas para justificar lo injustificable, para vender que no era celoso, cuando sí que lo era y que no sentían celos, cuando ya había aprendido a convivir con ellos, hasta que me di cuenta de que no, de que si me quiere pueden venir tres mil que seguirá conmigo, y si no, ni siquiera será necesario que venga nadie, porque  ya se encargará de buscarlo, aquí, allí o donde sea. Que si me quiere mentir, lo va a conseguir, y que puesto a no creerme ninguna de sus palabras, lo mejor es dejar de escucharlas. Que la relación se acabará cuando se tenga que acabar y no cuando me cambien por otro y que no puedo controlar la vida de alguien que no quiero que vigile la mía.

Por todo esto decidí que si están conmigo quiero que sea porque me quiere a mí, y no porque yo me haya encargado de ser el único al que vean, la única opción de una lista que antes o después acabará volviendo a llenarse conmigo en la última posición. Si me quieren, que estén conmigo, y si no, que se vayan con otros que la vida es demasiado corta cómo para pasarla más pendiente de controlar la vida de alguien, antes que de disfrutar la mía propia.

¡Hazte fan en Facebook o sígueme en Twitter!

Ángel Ludeña.

Anuncios

Dime lo que quieras, pero dime algo.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: