Déjame.

DSC_1716

Siempre me han dejado. Podría mentir y decir que no, que cuando se acaba una relación soy yo el que deja, pero no, no me gustan las mentiras y además, tampoco se me dan demasiado bien. En mi lista de “relaciones” tengo más que muchos y menos que otros, pero entre éstas y las de buenas amigas, he podido hacerme una idea sobre las cinco formas de dejar a alguien.

-“Te quiero demasiado”: Literal. Consiste en dejar a alguien por quererlo mucho. ¿Alguno pensabais que el amor era la base de una relación? Pues no, que lo poco gusta y lo mucho cansa. Muy usada por cobardes a los que les falta valor y les sobran mentiras, que prefieren ahorrarse un reproche y “echarse” la culpa de una forma un tanto peculiar. La respuesta está clara: “No me quieras tanto, quiéreme mejor”. La mejor opción, buscarse a alguien que hable menos y demuestre más, que las palabras se las lleva el viento, y los amores, los estropea el tiempo.

-“Creo que buscamos cosas diferentes”: Aventurero. Basado en la búsqueda continua que es la vida, una vida en la que buscabais lo mismo hasta que dejasteis de hacerlo, que los caminos son muchos y las direcciones diversas. ¿Creías que te acompañaba en tu búsqueda? Te equivocabas, así que, puestos a buscar, busca tú solo, que cuando encuentres el premio, te lo quedes para ti, y no te toque compartir con alguien con quien seguro que compartieses lo que compartieses, compartiste demasiado.

-“Ya no siento lo mismo”: Reflexivo. Un día descubre que sentir por ti, no siente lo mismo. Puede que horas antes te estuviese prometiendo amor eterno, pidiéndote una vida juntos y planeando una jubilación a medias, pero de repente, cambia de opinión. No pidas motivos porque no los tiene y aunque te mueras por preguntarle qué es lo que siente ahora, no lo hagas, porque su respuesta será que siente cariño pero no pasión, o al revés, y que cree que la mejor opción es la amistad, amistad que puedes mezclar con un polvo puntual que eso sientan lo que sientan, nunca te lo van a rechazar.

-“Vamos a darnos un tiempo”: Climático. Uno de los más usados porque eso de “ya se verá” siempre viene bien, no vaya a ser que sin ti no esté tan bien como cree y le convenga volver. Ante esa frase, te apetece preguntar si el tiempo al que se refiere es al climático, que prefiere relaciones los días de sol y no de lluvia, si quiere hablar de días porque le va más estar de lunes a jueves que los findes tiene que salir, o si es cuestión de estaciones, que las relaciones en invierno, abrigan, y en verano, a veces, sobran.

-“Me voy por tabaco”: Mi favorito. Es muy cinematográfico porque se ve en muchas pelis pero no tanto en la realidad. Pues bien, yo sí que lo he visto de cerca y debo decir que puestos a dejar, es la opción más fácil. Cierto día, cuando todo va “genial”, le surge un viaje, un compromiso o una salida repentina, y se va para volver, o eso es lo que te hace creer, pero no, no vuelve. Llamarás hasta la saciedad y no te lo cogerá, le pedirás explicaciones y no las tendrá, pero sí, cuando te empieces a olvidar, aparecerá. Aparecerá a por sus cosas. Pretenderá que le pongas facilidades a la hora de recuperar todo lo que es suyo, y, si aún no lo has quemado, podrás decidir si dárselo o pelear. Probablemente mandará a algún imbécil a que le haga el trabajo sucio pero ante eso, ni lo dudes un segundo: “Si quieres tus cosas, vienes tú, que yo no mandé a nadie a soportarte lo que te soporté”.

Con el avance tecnológico, lo tienen aún más fácil y es que todas las opciones tienen su versión móvil. ¿Para qué dar la cara pudiendo poner un whatsaap? Pues eso. Que puede que lo que te tenga que decir, te lo diga por mensaje. Al principio, jode, pero luego puedes verle la parte positiva. No te ve llorar y logras aguantar ese poco de dignidad, que después de todo, aún te puede quedar.

Lo pasarás mal pero, antes o después, te reirás y te consolará escuchar lo que cierto día, después de una de las excusas de ahí arriba, me dijo mi amiga Leti mientras yo no dejaba de llorar: “Ángel, a ti y a mí, siempre que nos dejen será por alguien más feo”. En ese instante, me reí, ahora, me sigo riendo y es que, con motivos o sin ellos, a mí siempre me dejan.

¡Hazte fan en Facebook o sígueme en Twitter!

Ángel Ludeña.

Anuncios

Dime lo que quieras, pero dime algo.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: