Facebook, Whatsapp y otros amigos del amor.

DSC_1509

El tiempo pasa, la vida cambia y en el amor, las formas también. Hablaré de amor, o mejor dicho, del amor más moderno, del que avanza con el tiempo. Ya no van las vecinas a controlar a las parejas al cine, ya no se usa eso de los mejores amigos que hablan con la otra parte, atrás quedaron esas interminables cenas de presentación, ahora tenemos nuevas y “eficaces” amistades que tienen como único fin ayudarnos a conseguir a ese alguien por quien no dejamos de suspirar o mantener esa relación a la que no quieres verle el final, aunque, la verdad es que no termino de tener claro, sí lo que hacen las redes sociales en el amor, se puede llamar ayudar o es más bien, dificultar.

Yo empecé en esto del amor con la inestimable ayuda del messenger. Esa red social, en la que ponías un nick lleno de colorines, cargado de TKM y de caritas a las que nadie les pillaba el significado. Esa red social en la que todos teníamos a alguien agregado del que, o bien estábamos “pillados”  o no nos habría importado estarlo. Entrabas al messenger y comenzaban las estrategias. Si te conectabas y no te hablaba, te desconectabas y te volvías a conectar. ¿Para qué? Por si no te había visto. Después de unas cuantas de esas y de ver que ni por esas te iba a hablar, le hablabas tú, para escuchar cómo te preguntaba por qué ibas y venías sin parar. “Se me va internet”. Todos igual. Además, siempre estaba la opción de poner nicks con frasecitas, de todo menos indirectas, justificándolas con el típico, “es una canción”. Nadie te creía.

Atrás quedó el messenger y llegó el Facebook, ese gran amigo que todos aún tenemos y en el que sigue presente ese alguien especial de quien nos queremos enamorar, si no lo estamos ya. Es meter el usuario, la contraseña y empezar las tácticas de conquista. Lo primero de todo, visitar su perfil, ver sus últimas fotos, todos y cada uno de sus nuevos amigos y cotillearlos a ellos con el fin de saber si son gente de la que tengamos que preocuparnos o podemos tranquilizarnos. En ese momento, te empiezan las dudas. No sabes si darle a “me gusta”. Da igual lo que haya publicado, sea una foto del mar o una canción que te niegas a escuchar. El darle o no, depende más, de si toca o no. Si hace poco que le has dado, no le das, no puedes quedar de pesado, si hace mucho, le das y así, te haces notar. Luego, está el chat. Si aparece en conexión, te planteas si te va a hablar. Si no lo hace, decides hablarle tú. Si te contesta bien, si no, problema, sobre todo, si pone “visto”. Eso sienta fatal, pero si te gusta, tendrás que aguantar.

Otro tema del Facebook del que nos tenemos que preocupar es del momento “ex”. Sí, ex. Si descubres que ese alguien tiene agregado a su ex, no te hará gracia, pero no lo podrás demostrar. Empezaran las “sutilezas” del estilo: Anda, mira éste, que lo tienes aquí, menos mal que yo no soy celoso, ¡eh!. Intentarás disimular pero se notará y un día se lo borrarás. Se dará cuenta y tú soltarás: ¿yo? ¿que lo he borrado yo? Pero qué dices, si a me daba igual, habrá sido él. Todo sería más sencillo si los borrasen antes de empezar otra historia porque, si ya no están y lo han dejado por llevarse mal, ¿por qué tienen que tenerlo en un sitio donde pone “amigos”?.

Uno más del que no nos podemos olvidar es de Twitter. Esa red social en la que existen los retweets, los favoritos y las menciones. Si empiezas a seguir a quien te gusta y ves que no te sigue, te sienta mal y te empiezas a plantear si no te sigue porque no te ha visto o porque directamente no quiere seguirte. Una vez seguido, te toca cotillear. Miras a quien sigue y todo son sorpresas. Ves sus tweets y también. Que te menciona, le contestas, que sigue, le sigues. ¿Quién para? No se sabe, pero tú no, aunque eso de ser el último en escribir, nunca quedó demasiado bien. Si te retuitea, normalmente, no tardas mucho en hacerle otro retuit, que en eso de ser agradecidos no hay quien nos gane. Si te lo marca como favorito, no te aclararás porque, ¿quién sabe lo que significa favorito?.

Llegó el momento, el mejor amigo de cualquier relación o historia de “amor”. El whatsapp. Si le escribes y ves que no te contesta no te preocupas, hasta que te das cuenta de que está “en línea”, véase que lo ha leído. Te empiezas a enfadar y a preguntar si no te responde porque no ha querido, si estará demasiado ocupado a saber con quién o si habrá sido algún fallo de la aplicación. Nunca es un fallo, no te engañes.

Si al levantarte por la mañana miras su última conexión, que la mirarás, de nuevo, te enfadarás. Si es de la noche anterior, pensarás qué habrá hecho para estar tan entretenido y no haberse conectado ni una vez. Si es de madrugada, si habrá salido de fiesta o si habrá hablado a saber con quién. Si está “en línea” y aún no te hablado, te preguntarás con quién estará hablando y sí, mirarás si está conectado su ex porque evidentemente también tendrás su número. Por curiosidad, nada más. Si los dos están conectados, te enfadarás y estallará la bronca porque ya te puede jurar que no estaban hablando, que si whatsapp te dice lo contrario, no hará falta que le digas a quien creerás.

Está claro que las redes sociales tienen sus ventajas pero también sus inconvenientes y es que, aunque podríamos plantarnos y borrarnos de todas, a ver quién es el listo que decide confiar plenamente en la otra parte, echarle valor y decir un adiós definitivo a Facebook, Whatsaap y otros amigos del amor.

(PD: Mi agradecimiento a Yaiza Soto por ayudarme a escribir sobre esos consejeros a los que no terminamos de pillarles el tranquillo, aunque lo intentamos, mucho además)

¡Hazte fan en Facebook o sígueme en Twitter!

Ángel Ludeña.

Anuncios

Un pensamiento en “Facebook, Whatsapp y otros amigos del amor.

Dime lo que quieras, pero dime algo.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: