Papá.

625592_2934448736970_1141864697_n

He hablado de ELLAS, de algunas de mis amigas, de los abuelos, de las madres pero nunca de los padres, nunca de mi padre.

Siempre escuché que madre no había más que una, y es verdad, pero padre también que a nadie se le puede olvidar que los hijos no somos más que mitad y mitad. Dicen que los niños  se llevan mejor con las madres y las niñas con los padres y aunque nunca he sido muy amigo de los dichos, en mi caso es verdad, yo siempre fui de mi madre y mi hermana, el ojito derecho de mi padre pero el tiempo pasa, la vida cambia y hace que veas las cosas de diferente forma, hace que entiendas que todas las personas que forman parte de nuestra vida tienen una función, y la de mi padre conmigo está más que cumplida.

A cualquiera que nos conozca, si le preguntas por mí y por mi padre te dirá que nos pasábamos más tiempo discutiendo que riendo, que éramos totalmente incompatibles, y sí, es verdad, pero si os soy sincero, los verdaderos recuerdos que tengo con él son otros, otros que muchos no saben.

Cuando pienso en mi padre y en todo lo que hemos vivido juntos, siempre me acuerdo de esos helados que me compraba cuando no levantaba un palmo del suelo, esos que me dejaba elegir porque cómo él siempre cuenta, aún sin saber leer, siempre elegía el más caro.

Recuerdo esas atracciones de la feria en las que se montaba conmigo para ayudarme a coger la escoba en el tren de la bruja porque a mí me daba tanto miedo que en cuanto entrábamos cerraba los ojos y no los habría hasta que salíamos.

No me olvido de esos domingos en los que me llevaba a la feria del libro, cómo me enseñaba a montar en bici, sus baños en la piscina conmigo, lo poco que bajaba a bañarse a la playa porque siempre se quemaba y cómo mañana tras mañana me despertaba antes de irse para que no tuviese que ponerme el despertador.

Mi padre se pasa la vida trabajando y eso siempre fue así. Se levantaba cuando yo aún no me había levantado y cuando llegaba, cenaba y se acostaba. Al principio era algo que me molestaba pero con el tiempo entendí que gracias a eso yo podía vivir como vivía, viajar donde quería, salir y entrar sin parar, tener un millón de regalos por Navidad e irme a estudiar dónde siempre había pedido, a mi querido Madrid, esa ciudad que él sabe que me hace tan feliz.

Cuando dejé mi vida allí y me vine aquí, me separé de ellos, de mi madre, de mi hermana y de mi padre, pero me separé físicamente porque me uní mucho más emocionalmente. Mentiría si digo que con mi padre hablo todos los días, exageraría si dijese que hablo todas las semanas porque llamarme, me llama poco, igual que yo a él, pero sé que saber de mí, lo sabe todo que ya se encarga mi madre de ponerlo al día. Lo mejor de sus llamadas es que apenas duran nada, un poco de cómo estoy, del tiempo que hace, de cómo me va el trabajo y de mis clases porque él nunca ha sido de mucho hablar y es que parece que los padres al teléfono, el mío y todos, siempre tienen prisa por colgar. Si lo piensas con tranquilidad, si ya saben que estamos bien, ¿para qué se van a alargar?.

Mi padre es muy diferente a mí pero me gusta así. Mi padre es a quien llamo cuando se le encienden luces rojas al coche, quien se encarga de recogerlo, llevarlo a reparar, limpiarlo, llenarlo de gasolina y devolvérmelo todo listo porque él ya sabe que el coche y yo no nos terminamos de aclarar.

Mi padre es quien en Navidad saca la guitarra y se pone a tocar, quien en las fiestas de mi madrina, agarra el micro y empieza su particular sección de canciones dedicadas, y quien en Semana Santa se pone la túnica y se engancha al tambor, porque él siempre que haya música de por medio, va a estar más que contento.

Mi padre es quien nunca destaca pero siempre está, quien guarda a la perfección su puesto secundario porque a él nunca le gustó ser principal.

Mi padre es quien se pasa el día haciendo favores a todos sus amigos y hasta a los que ni tan siquiera lo son, porque él siempre fue muy de ayudar a la gente, aunque nunca fuese de los de pedir ayuda a los demás. Mi padre es quien se empeñó en que yo tenía que estudiar Farmacia y quien asumió que no, que yo quería ser Periodista y eso no iba a cambiar, quien me trajo a Madrid y me mantuvo hasta hoy, cuando me sigue manteniendo.

Mi padre es quien siempre me quita el mando de la tele cuando estoy en casa y quien se niega a ver series, porque él es más de películas, una cada noche, que creo que es de los pocos que sigue teniendo esa tele de pago llamada Digital +, y quien ama su pueblo, su querida Moratalla, pero pasa todo el verano en la casa de la playa porque sabe que a nosotros, nos pierde el sol, la arena y el mar.

Mi padre es quien siempre me hace fotos que no me gustan, esos primeros planos tan “fantásticos” que yo tanto detesto, porque a él las fotos le gustan al natural y yo, siempre he sido un poco más artificial. Mi padre es quien cocina el caldero, esa comida que tanto echo de menos, y esas migas un tanto escasas que cuando se trata de calcular cantidades, no se entera mucho, probablemente porque está muy ocupado escuchando la radio, ese medio que tanto le gusta y en el que le encantaría que yo algún día trabajase, aunque sabe que yo siempre fui más de tele. Mi padre es quien hace de mi hermana su favorita (porque yo lo soy de mi madre, aunque ellos nunca lo vayan a reconocer) y no me extraña que cómo ya dije en su momento mi hermana es completamente genial.

Mi padre es quien nunca me dice que lee mi blog, pero sé que lo hace, quién no ve los programas en los que trabajo pero está al tanto de lo que pasa y quien nunca aparece pero siempre está ahí.

Yo no seré quien niegue que un padre nunca será una madre, porque es verdad, pero es que yo tampoco quiero que lo sea, que cada uno tiene que tener su lugar y mi padre en mi vida, siempre tendrá un papel fundamental.

Ya que no estoy allí para decírtelo en persona, te lo digo por aquí: Feliz día del padre.

(PD: Gracias por la foto Mariluz)

¡Hazte fan en Facebook o sígueme en Twitter!

Ángel Ludeña.

Anuncios

Dime lo que quieras, pero dime algo.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: