21.

Captura de pantalla 2013-04-08 a las 04.21.29

Y llegaron los 21.

Un día cómo hoy hace 21 años llegué a este mundo sin saber muy bien a dónde venía pero alguna función tendría que yo siempre he sido de los que piensa que todos nacemos con una función y tardemos más o menos en encontrarla, tenerla la tenemos.

Podría decir que mi vida ha sido complicada o totalmente feliz y en ambos casos mentiría porque mi vida habrá sido muchas cosas pero sobre todo ha sido mía. Mejor, peor, más fácil o más difícil si algo debo reconocer es que lo que no ha sido es aburrida.

Dicen que las nuevas generaciones de jóvenes ya no son lo que eran pero yo creo que no es verdad, porque las cosas han cambiado de forma pero no de contenido. Ellos tenían el “Un, dos, tres”,  nosotros “OT”,  ellos “La abeja Maya”, nosotros los Pokémon, ellos hacían guateques, nosotros botellones, ellos “Los Pecos” , nosotros a “El canto del Loco”, ellos mandaban cartas, nosotros SMS, cotilleaban por las mirillas o en la peluquería, nosotros tenemos el Facebook y el Twitter, antes se llamaban por teléfono, ahora nos ponemos whatsapp, antes se pedía baile y ahora rollo pero cuando se trata de disfrutar, disfrutamos como los que más.

De pequeño crecí en una ciudad genial en la que siempre hace calor, rodeado de la gente que más quiero. Mi infancia fue muy feliz porque hasta el punto de que, incluso con sus batallas más complicadas, no la cambiaría por nada porque las lágrimas que derramé no son nada comparadas con los momentos tan buenos que viví, con mi maravillosa familia siempre al lado, con los buenos amigos que conseguí, con esas clases tan divertidas en un colegio un tanto “especial”, con las Navidades cargadas de regalos y sobre todo con esos veranos, todos juntos, en esa playa que siempre será mi particular rinconcito en el mundo.

Desde que fui creciendo tuve claro que si la vida no era más que un conjunto de momentos, yo quería vivirlos todos. Dejé el colegio y llegué a un instituto que poco se parecía a lo que conocía. Allí aprendí a tratar con todo tipo de gente y descubrí que había muchas formas de vivir y que yo aún no había encontrado la mía, una que no encontré hasta que llegué a Madrid.

Hace pocos días le dije a alguien fundamental para mí que yo creía que nunca había vivido tan de verdad hasta llegar aquí, a esa capital que los que la conocen la aman, a esa que todavía muchos tienen que conocer, y es que en estos últimos años he vivido más de verdad que en toda mi vida.

Empecé la Universidad con esa carrera de Periodismo que siempre había deseado, conocí a la mayoría de mis mejores amigas, aprendí a vivir lejos de casa, pisé todas las discotecas de la ciudad, bebí más de la cuenta y bailé hasta no poder más. Encontré el trabajo que toda mi vida había soñado en esa caja a la que muchos llaman tonta sin ni tan siquiera conocerla, reí sin parar y lloré de verdad, me dejé de llevar y aprendí que los sueños se hacían realidad.

Estos años he pisado las mejores fiestas del país y los garitos más cutres del territorio nacional, me he enterado de secretos que desestabilizarían el “orden mundial” y de los cotilleos más absurdos de las señoras de la sala de espera de un hospital, he leído tantos libros cómo he podido y he descubierto que las historias que allí se cuentan, a veces, sí son de verdad.

Me he enamorado por primera vez, me han dejado hasta tres pero incluso de eso he aprendido, he sabido lo que era pasar toda la noche sin dormir deshaciendo camas con amor y sin él, he escuchado tantas canciones cómo pude, tanto en el reproductor como en la primera fila de los conciertos, he empezado guerras contra el mundo sin saber que iban contra mí, he conocido a gente que recordar y a otra que es mejor olvidar, me he recorrido la península de punta a punta y he compartido con todas ELLAS el encanto de Murcia y esa playa que nunca podré olvidar.

He cometido tantos aciertos como errores pero no me he arrepentido de ninguno, que de todo se aprende, y he descubierto que por muy mal que vaya el día, el sol, quieras o no, va a seguir saliendo por las mañanas así que visto de lo poco que sirve pelearse con el mundo, lo mejor es encontrar la forma de llevarse bien con él.

Siempre me ha gustado estar con gente mayor que yo, con gente que me pudiese aportar y enseñar. Recuerdo que una vez, mientras yo me quejaba de que en mi trabajo todos se metiesen conmigo por ser del 92, el famoso “Señor Cuatro” de un conocido programa de  televisión me dijo una frase que tiene toda la razón: “No te preocupes, que esa enfermedad que tienes ahora llamada juventud, se cura con el tiempo” y es totalmente verdad porque antes de darme cuenta he pasado de taparme la cara con los besos de las películas a ser quien los dé, de leer cuentos a vivir historias y de querer crecer a plantearme lo rápido que pasa el tiempo.

Nunca me gustó cumplir años pero siempre me encantó que me felicitaran y aunque este año echaré en falta la felicitación más especial, la de mi querida abuela, me quedo con la seguridad de que desde donde quiera que esté me felicitará cómo ella siempre hacía, con aquel beso y esa gran sonrisa. Es verdad que eso de crecer no está demasiado bien pero si los 21 prometen ser como los 20 o mejores, creo que no habrá problema en ponerme delante de la tarta y soplar las velas que el motivo ya lo tengo, y es que a estas alturas creo que mi función en la vida está encontrada, ser feliz y ya está, no se puede pedir más.

A los que estuvisteis, a los que estáis y a los que estarán, gracias, de verdad, por ayudarme a encontrar la respuesta durante todos estos años a esa pregunta que de vez en cuando ronda la mente, esa que dice ¡¿qué hace un chico cómo yo en un sitio como este?!

Ángel Ludeña.

Anuncios

2 pensamientos en “21.

  1. Aveces te preguntas cómo es posible k tengas los mismas emociones k alguien a quién sacas más d 10 años…será porque la vida tienes estas cosas…das buen rollo y eso no te lo van a quitar los años,disfruta y vive los segundos cómo sí fueran horas!felicidades!

Dime lo que quieras, pero dime algo.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: