Mi particular dama de hierro.

SyntekExifImageTitle

Mi abuela siempre contaba que cuando nació nadie daba un céntimo por ella. Quién diría por aquel entonces que el mundo acaba de conocer a quién tantas veces se lo pondría por montera. Cuando tan raro era que una mujer estudiara, ella lo hacía y con menos de mi edad ya era profesora. Ligaba más de lo que cuenta aunque tiempo tampoco tuvo, que no tardaría mucho en conocer a mi querido tito Vicente con el que antes de darse cuenta estaba casada y embarazada. Ella, la mayor de las tres hermanas, no se pensó mucho eso de sumar a la familia a tres niñas más, aunque al contrario de lo que se pueda llegar a pensar, esto no le impidió seguir trabajando, luchando y saliendo adelante a toda costa.

Recuerdo ahora cuando cuenta que con mis primas sin levantar un palmo del suelo, ella cogía el coche y se plantaba en un alejado pueblo andaluz todas y cada una de las semanas porque era el único sitio donde tenía plaza para dar clase. Siempre me ha encantado escuchar cómo se fue con mi madre y su amiga a Canarias para examinarse de la oposición, como ellas salieron sin parar y aprobaron y como mi tío que tanto estudió no tuvo tanta suerte. Se ha pasado toda su vida dando clase, primero como profesora y luego de directora en ese trabajo al que en los próximos días dirá adiós y que seguro que la echará de menos.

Siempre que escribo sobre alguien me gusta definirlo en una frase, con ella, como ocurre con la gente más genial, me basta con una sola palabra: fuerza. La que se necesita para hacer frente a tantos problemas como la vida ha querido ponerle por delante, la que se necesita para sacar adelante a toda una familia de hijas y nietos, la que le ha ayudado a ser capaz de pelear por ser feliz y por conseguir que los demás que la rodeamos también lo seamos.

En cuanto a mí, siempre valoré que fuese diferente y es que mi tita si se caracteriza por algo es por ser alguien fuera de lo común. Su pelo ha cambiado de largo y de colores varias veces en un año, su casa se ha convertido desde que tengo uso de razón en el lugar ideal para todos los animales del mundo, no hay ninguna tecnología que se le resista y siempre ha sido más de noche que de día, igual que el resto de mi familia. Vive en un pueblo pero es la persona más cosmopolita que conozco, sabe adaptarse a las circunstancias como nadie, le encanta leer, es alguien a quien da gusto oír hablar y lo mejor de todo, lo bien que sabe escuchar. Se que la puedo llamar cuando quiera para contarle lo que sea con la seguridad de que me entenderá y me apoyará. Se que no necesita más que media hora y una llamada de mi madre para montarse en el coche, presentarse en Madrid con ella y hacerme la mudanza en un tiempo récord.

Con ella tengo tantos buenos momentos como tiempo hemos pasado juntos pero si tuviese que destacar algunos, se los que serían. Esas tardes de hospital en las que siempre me acompañaba para ver juntos “Alta tensión”, los enormes puzzles que hacía y lo que me gustaba hacerlos con ella, las charlas en mi terraza de la playa y los baños interminables en ese mar que es un poco nuestro. Podría decir que su vida ha sido fácil pero mentiría porque ha tenido muchas más complicaciones de las que se merece, lo ha pasado mal pero nunca ha tirado la toalla y por eso es alguien digno de admirar que yo siempre he creído que no hay nada mejor que pasarlo mal para aprender a valorar los momentos de felicidad. Ella lo hace.

Según recuerdo, una vez le dijo un médico que tenía el corazón más grande de la cuenta y le sorprendió pero a mí no, es justo el que necesitan los que son tan buenos como ella, porque gracias a ella he aprendido que no hace falta tener un carácter férreo para convertirse en mi particular dama de hierro.

Ángel Ludeña.

Anuncios

Dime lo que quieras, pero dime algo.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: