Dice el verano que esta vez me toca mí.

555531_4025885338781_588631230_n

Han pasado tantos meses desde que acabó que no me apetece ni contarlos y menos aún cuando la interminable cuenta atrás está llegando a su final. Si digo que el invierno fue fatal y la primavera no tuvo nada que destacar, mentiría, igual que si digo que el verano siempre fue mi favorito, no lo haría, soy incapaz de negar que siempre fui de playa y también mar. Dile al resto que no se enfaden, que con ellos también lo pasé bien pero que esta vez no puedo negar que estaba deseando que el verano se decidiese a llegar. No pienso llenar esto de protestas ni de quejas, no me apetece hablar de decepciones, problemas y traiciones, de amores que se fueron, amigos que nunca volvieron y tiempos interminables un tanto insoportables.

Quiero dejar atrás el indestructible frío invernal, los horarios de mañana con alarmas que no dejan de sonar, las noches de encierro entre las paredes de un piso completamente genial y las marcadas ausencias de quien en realidad nunca se fue. Este verano no quiero tiempo de pensar, de reflexionar y de recordar momentos para olvidar porque por primera vez en no sé ni cuantos meses, he decidido que me toca desconectar y disfrutar del momento, del lugar y de quienes lo quieran compartir conmigo que en Septiembre ya se verá si fue bien o fue mal.

Quiero reír de felicidad y llorar con el final de la película de un canal desconocido, bañarme hasta desgastarme, andar sin rumbo fijo con la playa de escenario. Quiero pasarme las noches en la terraza con la gente que más quiero arreglando un mundo que muchas veces ni tan siquiera entendemos, leer la lista de libros pendientes si me hacen sonreír, llamar a mis amigas sólo para decirles que soy feliz y probar todos los perfumes de esa pequeña tienda de un viejo centro comercial. Quiero que se me arruguen las manos de estar en la piscina, contarle a mis queridas primas si tengo previsto enamorarme, bailar hasta el amanecer y creer que merece la pena los meses de frío y presión si luego llegar eso.

Quiero reencontrarme con amigos que nunca se fueron, con la familia a la que más quiero, sentir que todo merece la pena y que allí no existen las penas, que no les queda sitio entre tantas alegrías. Y sí, quiero dejarme llevar, conocer a quien me haga sentir, darme besos interminables en noches incontestables, pedirle a la cama que se calle y no cuente nuestros secretos, sentir que el mundo se para y saber que puede que en Septiembre se acabe pero que aun así eso ya nadie nos lo podrá quitar porque no hay quien se atreva a negar que un amor de verano es siempre genial.

La maleta se irá llenando estos días de planes que romper, bañadores de colores y gafas de sol, sin olvidarme de la ilusión que este año no se me va a olvidar. Podría decir que este verano es la solución a un año sin parar, que es el momento de sentarme y recuperarme pero soy incapaz de negar que más que una necesidad física es emocional, que mi cuerpo quiere relax y mi corazón, como en aquella vieja canción, pide vacaciones y yo siempre tuve la absurda manía de hacerle caso cuando le da por hablar, asi que no me queda otra que parar y escuchar. En cuanto a todo lo demás, te diré la verdad,  no sé si te habrás fijado en que no tengo tiempo para ti así que haz tu vida y no te enfades porque no haya pensado en ti, es que dice el verano que ésta vez me toca a mí.

Ángel Ludeña.

Anuncios

Dime lo que quieras, pero dime algo.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: