Tú tan tú, yo tan yo y los dos tan diferentes.

303585_4124606086738_1653099670_n

Parecía que no iba a llegar y ahí estás, tan cerca del mar y tan lejos de aquí. Sonríe que sí, que ya estás allí. Quién nos lo iba a decir hace no tanto cuando estábamos sentados al lado en un sofá que seguro que nos recuerda. No me gusta dar consejos, siempre prefiero que me los des tu a mí, cualquiera diría que tú eres la pequeña, aunque si te conocen, seguro que lo entienden. Por eso no quiero explicarte cómo debes vivir, siempre pensé que la vida es mejor sin manual de instrucciones pero sí que quiero decirte algo que no te dije antes de que te fueras. Tu vida empieza ahora. Lo de antes, tan sólo fue un gran entrenamiento.

Conoce a tanta gente como se cruce en tu camino que, aunque todavía no lo sepas, más de uno de los que ves el primer día al entrar, serán de los que siempre te van a acompañar. Te lo digo yo, que las encontré a ELLAS. Sal sin parar que las calles no las quitan pero es fundamental hacerse un máster centrado en los mejores bares de cañas y las discotecas más divertidas de toda la ciudad. Yo en tres años me he convertido en la guía del ocio de aquí, no espero menos de ti.

Haz tantos amigos como encuentres, que eso nunca sobra, y aprende de todos ellos mientras ellos aprenden de ti que, entre todos, encontraréis la mejor forma de ser felices o, al menos, de ser felices intentándolo. No te pierdas ni una sola fiesta ni tampoco el más absurdo de los conciertos que hasta de las experiencias más surrealistas se sacan buenos momentos para apuntar a la lista de recuerdos. Ríete sin parar y demuestra a todos que tus ataques de risa son totalmente incontrolables, casi tanto como inexplicables. Paséate por toda la ciudad y enséñales lo bien que sabes sobrevivir. Habla con todo el mundo que tenga algo que decir y conoce a gente de medio mundo que ya sabes que eso son casas que visitar y viajes por hacer. Llámame cada poco tiempo y ponme al día de todo lo que pase, a ver si fuera posible que alguna vez me llamaras tú que siempre me toca a mí. Ve a clase y enséñale a tus compañeros que se puede ser guapa y lista, que se puede ir a clase y ser a la vez la más fiestera y que cuando se trata de sacar nota, tú vas a por todas. Acuéstate todos los días siendo feliz y levántate con ganas de seguir siéndolo.

Y enamórate. Conoce al chico que menos se parezca a lo que habías pensado, niega mil veces que te vaya a gustar y date cuenta tú solita de que te gusta. Si va bien, genial. Si no, una experiencia más. Hazme caso, ya verás lo bonito que es enamorarse.

Ana, te has hecho mayor y te toca empezar a vivir de verdad, andando y tropezando que como ya escribí una vez la vida no es más que un camino para los que quieren caminarlo. Vivir lejos de casa no es fácil pero tú tienes todos los ingredientes para convertir esta experiencia en una de las mejores de tu vida. Te diría que no la desperdiciaras pero ya sé que no lo harás.

Pasarás días muy buenos, muy malos y también regulares pero nunca te olvides de que nosotros siempre estaremos ahí, que no tardarás en descubrir que cuando los sentimientos mandan, los kilómetros no tienen nada que hacer.

Te diría que te voy a echar de menos pero no, porque nosotros estamos siempre juntos y como una buena amiga dijo una vez, siempre es una tranquilidad saber que te tengo a dos tonos de llamada y un botón de descolgar.

Te quiero mucho, mucho, muchísimo. Gracias por estar siempre conmigo.

Ángel Ludeña. 

Anuncios

Un pensamiento en “Tú tan tú, yo tan yo y los dos tan diferentes.

Dime lo que quieras, pero dime algo.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: