Cuando tú mires a alguien y yo no te mire a ti.

1377058_10201707154913897_946737205_n

Puede que sea porque pasaste de darme todo a dejarme sin nada, porque el tiempo no cura tanto como dicen o porque aún hay días que me preguntan por ti. Tal vez sea simplemente parte del juego de siempre, del ni contigo ni sin ti que tantas veces fue sin ti y tan pocas contigo. No sé si será egoísmo, miedo a perder o a que otro me gane pero aun después de tanto, con sus más y sus menos, su tiempo de por medio y tantos como vinieron, me he dado cuenta de que no estoy preparado para que te enamores de alguien y no de mí.

Ya no quiero volver contigo, hace mucho que entendí que nunca seríamos felices juntos, puede que tampoco por separado pero habrá que probar, que el tiempo ya dirá. No me importa que te dejes llevar por tantos como se crucen en tu camino, que acabes con todos los rollos de un mes en una sola noche, ni tampoco que decidas que si se trata de mí, hace mucho que dejaste de sentir.

No te enamores, al menos, no te enamores hasta que no me enamore yo. No mires a alguien y sonrías como siempre hacías, con esas arrugas en los mofletes y ese brillo de poder con todo. No llames a nadie hasta las tantas sólo para escuchar su voz porque digas que con él todo es mejor. No escribas mensajes de “buenos días” ni dediques la mitad de ellos a pensar en un futuro juntos. No te olvides la maleta y decidas que da igual porque si vais los dos, no necesitáis la ropa. No quieras a nadie como me quisiste a mí. Con esa fuerza, esas ganas, esa verdad, esa ilusión y ese amor. Duró lo que duró pero eso nadie nos lo puede quitar.

Dame tiempo para encontrar a alguien que me haga sentir de verdad, que me ayude a entender que el pasado es eso, que tú no siempre serás lo importante y que los recuerdos no se olvidan pero sí se superan.  Dicen que cuando una historia se acaba, siempre hay uno que sale mal parado. Yo no salí bien pero tú tampoco. No pienses que quiero que te vaya mal, que te deseo que nunca encuentres a nadie con quien ser feliz, yo quiero que lo seas pero antes te pido tiempo para que yo vuelva a saber lo que es sentir por alguien que no seas tú.

No sé cuanto necesitaré, ya me costó darme cuenta de que eras alguien a quien no quería tener cerca, que tardé bastante es descubrir que eras genial para todo el mundo pero no lo eras para mí. No tienes por qué entenderme, no me debes nada aunque para mí lo fueras todo, supongo que no tiene sentido pedirte una tregua pero si alguna vez sentiste algo por mí, entiéndeme y comprende lo difícil que es ver cómo te fuiste para no volver y cómo encontraste en otro lo que te cansaste de buscar en mí, aunque sabes, supongo que es algo mío más que tuyo, tan sólo necesito tiempo para darme cuenta de lo que ya no eres para mí, lo descubriré cuando tú mires a alguien y yo no te mire a ti.

Ángel Ludeña.

Anuncios

Dime lo que quieras, pero dime algo.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: