Si volvemos a encontrarnos.

1236830_10201430859166676_1226539628_n

Puede que algún día nuestras miradas se crucen de nuevo, tal vez en el local de siempre o en otro punto del mundo, supongo que eso no es decisión nuestra sino más bien de quien decidiese alguna vez que ya no nos tocaba seguir. El “con qué” ni tan siquiera lo sé, en realidad, no termino de tener claro si entre tanto como hubo existió algo de verdad, algo por lo que mereciese la pena ponernos aquel mundo por montera y decidir que era momento de intentar estar juntos.

Desde que te vi por primera vez supe que quería saber más de ti, siempre he tenido buena intuición con la gente, en concreto, con la gente buena. Recuerdo que aquello empezó más como un tonteo entre dos que necesitaban entretenerse que como algo verdaderamente importante. Yo por aquel entonces seguía anclado en alguien del pasado que había decidido que la mejor forma de olvidarme era alejarse. De mí y de su mundo, supongo que por eso yo me quedé en él, por si aun quedaba algo.

Antes de conocerte me pasaba justo al contrario de lo que ocurrió contigo. Conocía, me gustaba y, con el tiempo, se terminaba. A ti te conocí, me dejé llevar sin mostrar más interés y cuando me quise dar cuenta me gustabas más de lo previsto. Me pillaba mirándote cuando creía que no te dabas cuenta y hablaba de ti a quiénes de verdad me importaban.  No recuerdo cuántas historias hubo de por medio, sé que yo conocí más y tú también, conocí tantas veces como creía que me hacían falta para recuperarme a mí y esa ilusión por seguir adelante.

Cuando te volví a tener delante en uno de esos caprichos que la vida de vez en cuando nos concede, me dio la sensación de que el tiempo no había pasado, que seguías siendo tú y que yo continuaba siendo yo, más yo que la primera vez. Me cuesta entender qué pasó entonces, por qué decidiste que la mejor forma de olvidar era pasar, tal vez fue tu intuición la que no era partidaria de que empezases algo con quien una vez decidió alejarse de todo lo que sonase a compromiso. Vivir el momento sonaba tan bien para cualquiera pero no era una opción para ti. Siempre fuiste más allá y ahora, tanto tiempo después, creo entender que tu razón siempre podía con lo demás y por eso tomaste la decisión de sacarme de allí, de tu vida y de todo lo que viniese después. Yo tampoco peleé por lo contrario.

Había detrás tanto que me resultaba muy difícil sacar fuerza para poder con todo cuando tú no estabas. Cuando no querías que estuviese. Y ahora, sin saber qué fue de ti, sólo espero que te vaya bien, que seas feliz. Que el tiempo, a la vez que enseña, a veces, también aprende y supongo que sabrá cómo tratarnos si volvemos a encontrarnos.

Ángel Ludeña.

Anuncios

Dime lo que quieras, pero dime algo.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: