Lo difícil de enamorarse.

ANGEL COLEGIAL

Siempre pensé que el amor era tan complicado que bastaba con empezar a sentirlo para que todo fuese más complejo que al principio. Después de más historias de las que estaría dispuesto a reconocer en público y menos de las que realmente muchos creen, cada vez tengo más claro que las complicaciones no son más que una suma de malas indicaciones, de consejos equivocados y de tópicos del todo aceptados.

Si una historia empieza antes en tu cama que en la mesa de un restaurante, mal, porque estará preparada para “no llegar a ningún sitio” por haber ido demasiado rápido. Si encima empieza en “su” cama, peor. No sé quien fue el listo que alguna vez dijo que para el sexo lo mejor era esperar porque si no se rompía esa magia del principio, la de ir despacio, cuando a casi todos nos gusta más la velocidad.

Si después de conoceros, no te escribe antes de que te haya dado tiempo a pensar en que existe, esa historia no va a llegar a buen puerto, porque, claro, no vas a escribirle tú, que eso está muy feo. Lo de los tiempos para escribir no tiene una regla fija aunque cuenta la leyenda que un amigo mío que se parece bastante a mí tuvo momentos de “si cuando le escribo, tarda mucho en contestarme, yo tardaré luego tres veces más”. Sí, os podéis hacer una idea de lo interesante que se vuelven las conversaciones con pausas de horas entre frases.

Si tiene un curriculum amplio, eso sólo te traerá complicaciones porque a nadie le gusta estar con la más guarra de la zona ni con el más golfo del barrio, y es que aunque realmente ninguno de quienes te lo dicen los hayan probado, ellos lo saben, sí, lo saben todo. Si no tiene pasado amoroso, peor, que tú pasas de estar con gente que no tiene experiencia porque no naciste para estrenar a nadie.

Si te dice muy pronto “te quiero”, te empieza a entrar el miedo porque si lo dicen pronto no lo sienten. Si no te dice que “te quiere”, problema que sumar, porque tú ya quieres sin que te quieran y eso no es bonito porque seguro que luego eres tú el tonto que lo va a pasar mal.

Si tiene celos, malo, porque tú no tienes por qué aguantar eso y significa que no confía en ti. Si no tiene celos, peor, porque no te valora lo suficiente cómo para darle miedo que encuentres a quien ocupe su puesto y, claro, tú siempre has tenido a tu público y te gusta que le quede claro que si te deja, no tardarás en encontrar quien te pasee.

Si sale mucho de fiesta, malo, porque tú no puedes fiarte de que esté siempre por ahí que hay mucho peligro. Si se queda en casa, tampoco te vale, porque tú pasas de aguantar a alguien tan aburrido. Si pone fotos con gente desconocida para ti, mal, que tú no tienes que soportar que se haga fotos con cualquiera para que todos lo vean. Si no sube fotos, peor, porque está claro que hay algo que quiere ocultar. Si quiere dar un avance a la relación, tienes un problema, porque tú oyes compromiso y te agobias. Si no dice nada de formalizar la historia, peor, que tú no eres un polvo y ya está. Faltaría más.

Si te pasas el día lanzándole indirectas para que te haga caso y no las pilla, malo, porque tú no puedes estar con alguien tan poco inteligente. Si las pilla en seguida y te lo dice, peor, porque no vas a salir con alguien tan egocéntrico como para creer que todo lo haces para que se interese por ti. Si te pregunta mucho, mal, porque te está intentando controlar y tú si hay algo que valoras es la libertad. Si no te pregunta por ti, no le importas y eso no lo vas a dejar pasar. Si dice que el amor lo entiende como algo abierto donde podáis salir y entrar como queráis, mal, porque eso es que quiere estar con más, seguro. Si te dice que en el amor es tradicional, peor, porque tú no naciste para casarte y tener hijos, que la juventud no vuelve cuando se va. Si cuando os veis siempre quiere lo que quiere, mal, porque tú no eres un objeto y quieres algo más. Si cuando quedáis no quiere intentar nada, peor, porque eso es que no le pones y la atracción sexual es fundamental.

Si crees que el amor es fácil, mal, porque no hay nada más complicado que estar con alguien. Si crees que el amor es complicado, peor, porque ser optimista es fundamental para que las cosas vayan bien. La verdad es que yo aún no sé si el amor es más fácil de lo que parece o más complicado de lo que dicen pero tengo claro que lo mejor para saber si merece la pena enamorarse es preguntarse si tienes tiempo para planteártelo porque cuando de verdad te gusta alguien nadie encuentra un momento para sentarse y pensar en lo difícil de enamorarse.

Ángel Ludeña.

Anuncios

Dime lo que quieras, pero dime algo.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: