Mil y una formas de quererte más de lo previsto.

la foto

Cuando te conocí, sólo me prometí a mí mismo que eso nunca pasaría de ahí. De revolcones a escondidas entre paredes acostumbradas a ver más de lo que contaban. Mantener aquello en secreto era tan difícil que no tardaron demasiado en saber que entre tú y yo había más que una amistad de esas que nadie se cree.

Vivíamos la historia deprisa porque sabíamos que se iba a acabar, nadie daba ni un duro por ti, no había más que mirar ese interminable historial de conquistas, de corazones rotos a tus espaldas y otros tantos que revoloteaban a tu alrededor, para saber que aquello había puesto su punto y final antes de que pudiésemos empezar.

Cuando la gente me veía, se que sólo pensaban en mí y en lo mal que lo iba a pasar, en la cara que se me iba a quedar cuando descubriese con mis propios ojos lo que todos ya veían sin necesidad de tenerlos abiertos.

El tiempo fue pasando y con ello tus idas y mis venidas, tu forma de marcharte sin que supiese si ibas a volver y mi manera de irme cada vez que la cosa se ponía peor de la cuenta. Yo por aquellos días no te quería, ni tú a mí, por eso no entendía qué necesidad tenía yo de estar con alguien como tú, tampoco la que tenías tú de estar conmigo. Pasaron los meses y cuando miraba al volante del coche todavía seguías llevándolo tú. Fui adaptándome a tu vida tan deprisa que ni yo mismo me creía que fuese el mismo que meses antes había dicho una y otra vez que nunca estaría contigo, que éramos tan incompatibles que no llegaríamos a un acuerdo ni en los azucarillos de un café, que yo sabía que no me convenía estar con alguien incapaz de ver más allá de lo que marca un calendario que agotaba sus últimas hojas en mitad de Abril.

Aquí estoy ahora, escribiendo sin saber si lo vas a leer o tendrás el tiempo demasiado ocupado en mil y un planes donde yo poco aparezco aunque tú lo niegues tantas veces con esa forma tan tuya de esquivar preguntas y responder sin utilizar los temidos silencios. Me he planteado cientos de veces la mejor forma de acabar con esta historia, la mejor manera de que tú sigas por tu camino y yo por el mío aun sabiendo que nos volveríamos a encontrar, aun temiendo volver a tener enfrente y que en cambio ni siquiera tenga derecho a sonreírte.

Cada uno de esos planes termina donde empiezas tú. Tú con tu sonrisa permanente ante todo problema evidente. Tú y tu forma de encontrar soluciones donde antes sólo aparecían inconvenientes. Tú y esa manera de hacerme sentir especial siempre, de tener esa capacidad única para animarme hasta en mitad de un hospital donde incluso las paredes están cansadas de tanto llorar.  Si ahora me preguntan si te quiero, no voy a querer responder porque sé que si te lo preguntan a ti, vas a decir que sí. No dudo que me quieras a tu manera, esa de quererme a mí pero estar con más, porque eres así, porque nadie te va a hacer cambiar y menos yo que todavía no he logrado tenerte delante y pasar de largo. Nadie lo entiende pero yo sí, nadie dice nada porque todos saben lo que hay, yo también por eso supongo que no necesito que me lo cuenten, que me pregunten por qué estoy con alguien que tiene en escritura todas y cada una de mis miradas y que de las suyas sólo me deja un trocito de uso y disfrute.

Lo que nadie sabe es que tienes un corazón tan grande que no puedes quererme sólo a mí. Un corazón así en el que quepo yo y todas mis ganas de quererte, las mías y las de los demás. Todos hablan de dignidad, de quererse así mismo como única forma de hacerse respetar. Yo queriéndote así, me quiero a mí, puede que porque sea la mejor manera de ser feliz. Se que se terminará, que puede que llegue un momento en el que vuelvas a dejar mi parte de ti a la disposición del que quiera venir, pero no te preocupes, avísame un poco antes para que este listo, se que es parte de las mil y una formas de quererte más de lo previsto.

Ángel Ludeña.

Anuncios

Dime lo que quieras, pero dime algo.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: