Las historias de verdad nunca terminan sin ti.

10157360_10202911603224352_8901546927605107569_n

Las calles vuelven a llenarse aunque aquí nunca estuvieran vacías. Tú puede que sigas allí, en la otra punta de un mundo que cuando se trata de nosotros sigue quedándonos grande, por mucho que nos empeñásemos en llenarlo. Creo que el verano lo asocio a ti porque es lo que ocurre con las cosas buenas, que saben mejor con muchos grados de temperatura y una buena bebida con hielo. Si el mar está a los pies, lo demás ya está hecho, igual sólo hubiera bastado con unos días allí para toda una historia juntos, aunque si con otros tampoco sirvió, no vamos a ser nosotros la excepción a una regla que seguro que también nos saltamos.

No entiendo esa manera tan absurda de echarte de menos cuando ni siquiera tuve demasiado tiempo de tenerte conmigo, creo que me pasé más pensando en ti que estando a tu lado. Me gustaste tarde pero decían que nunca lo era, o tal vez fui yo quien no supe darme cuenta de que tenía delante a alguien que merecía la pena más allá de dos revolcones en cualquier parte de aquel lugar donde todo huele a verano. Puede que sea justo por eso por lo que vuelvo a hablar de ti y de esa historia. Una historia de cosas por hacer y finales que nunca llegaron, o tal vez siempre los tuvimos delante pero preferimos no hacerles caso.

Vuelvo a hablar de cómo nos conocimos cuando todo era un juego de niños de dos que ya estábamos crecidos, de cómo hablabas mientras yo aprendía a escuchar y de las veces que tú tirabas la caña y yo la dejaba pasar aunque ahora me habría agarrado a ella. Me he pasado más de la cuenta diciendo que te iba a olvidar cada vez que alguien hablaba de ti. Me he repetido que lo nuestro no era más que una historia de las que pasan rápido para hacer más corta la espera de cuando llegue una de verdad. Y he descubierto que la de verdad era la nuestra y no las que venían detrás, justo cuando ya había pasado. O igual no porque irse es tan fácil como saber que puedes volver. Es lo que tiene no saber de ti que aun puede existir esa remota posibilidad de que vuelvas, tú con esa historia de dos acostumbrados a conseguir imposibles, aunque para mí nunca lo fue, puede que por eso no peleara con tantas ganas.

Algunas cosas cambian con el tiempo, otras en cambio se mantienen. Yo sigo aquí, tú creo que allí, yo con mi vida, tú con la tuya y en cambio, todavía me acuerdo de ti, no sé si por eso de conseguir retos complicados o porque en el fondo todavía algunos me dicen que no le ponga fin, que las historias de verdad nunca terminan sin ti.

Ángel Ludeña.

Anuncios

Dime lo que quieras, pero dime algo.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: