El tal vez como esperanza de que vuelvas.

10606113_10203757952422553_2511139944662148120_n

 

Vuelvo a leer cosas que hace tiempo que escribí y de nuevo me acuerdo de que estás en ese sitio donde un viejo piloto nos contó que llegaban pocos aviones. Puede que por eso de momento no tengas previsto volver y tal vez tan sólo te echo de menos al saber que estás tan lejos que esa distancia no hace sino aumentar lo cerca que me gustaría tenerte, a esos escasos milímetros que nos valían para respirar los dos con un solo pulmón.

Dice Maldita Nerea que deje la puerta abierta, para cuando quieras volver, tal vez sea sólo que he vuelto a escuchar algunas canciones que todavía me recuerdan a ti. No sé por qué cuando oigo querer y volver siempre apareces, por qué esas palabras me llevan tan cerca de ti. Y tan lejos de la opinión del resto.

Dice una amiga que cada vez que escribo de ti me sale mejor. Por eso me gusta hacerlo aunque dudo que allí tú seas capaz de ver más allá de ese horizonte que sólo sale en ese lugar. Siempre pensé que algún día nos recorreríamos el mundo juntos por eso de compartir maleta y echar en ella nuestra vida entera no fuera a ser que nos gustase tanto algún sitio como para decidir que era el lugar donde nos iba a tocar vivir. Me pasé tanto esperando que llegases a mi puerta y me dijeses que nos fuésemos juntos que llegué a pensar que nunca podría moverme de allí por si acaso no encontrabas mi nueva dirección y eso impedía que me encontrases a mí.

No sé las veces que he repetido que quiero que aparezca alguien que acabe con tus recuerdos con dos abrazos y un beso, que me haga sentir especial y que por fin logre entender que si te fuiste es porque no tenías previsto volver.

Recuerdo que me contaron que el universo no funcionaba así, que tal vez no aparecía nadie que me hiciese sentir porque yo aún no te había dejado marcharte de unos recuerdos que me impedían seguir adelante. Lo he intentado pero podríamos decir que me faltaban razones para querer que volvieses y me sobraban tantos motivos para olvidarte que nunca tuve claro que en realidad quisiese hacerlo, tal vez prefería vivir de recordarte, o de recordarnos cuando aún mis recuerdos podían llegar a traer algo más que decepciones y mentiras.

No sabes las veces que me planteo que a mí ya no me toca volver a enamorarme y no entiendes lo injusto que me parece que tú hayas encontrado la manera de ser feliz con alguien y yo no logre pasar de ahí.

Creo que de alguna forma te esperé demasiado aunque ninguna fue de verdad, porque nosotros teníamos asumido que la felicidad era algo que juntos ya no podíamos tener. Si eso lo tengo tan claro no sé por qué aún dicen que no he sido capaz de cerrar las puertas y sigo usando el tal vez como esperanza de que vuelvas.

Ángel Ludeña.

Anuncios

Dime lo que quieras, pero dime algo.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: