Tu parte proporcional de mi historia contigo.

IMG_1406

Volví a pasear por mitad del camino que separa tu casa de la mía y volví a pararme por si al acercarme demasiado saltaban todas tus alarmas.

A veces me planteo si tienes un espía que conoce todos y cada uno de mis movimientos hasta que pongo un poco de cordura y asumo que pasamos el tiempo suficiente juntos para que ni tan siquiera fuese necesario. Aunque haga ya tanto tiempo de aquello y a pesar de que cada vez que vuelvo a verte me doy más cuenta de que tal vez ni siquiera fuese el necesario para conocernos.

Me pregunto el por qué de todas tus llamadas cuando tantas veces olvidaste lo bonito de mi nombre si lo decías y pienso en lo injusto que me resulta que aparezcas ahora. Con una historia que es más de no y tantas por conocer, que ya sabes que yo siempre encontraba la forma de volver a ilusionarme. No quiero que vuelvas a repetir eso de que contigo estaba mejor porque prefiero no hablar de cómo estuve sin ti.  Me encantabas tanto que nunca fui capaz de lanzarme a la cara sabiendo que me estabas mirando. Siempre conseguía esquivar tus miradas pero me encantaba que lo hicieses. Que me mirases diciendo que no me fuese más lejos de lo que atinaba a alcanzar tu brazo. Vuelves de repente sin que nadie sepa el motivo y, en cambio, lo tengo demasiado claro. Casi tanto como el agua aun sabiendo que siempre preferí beberme la cerveza. Vienes porque buscas un tiempo pasado que fue mejor pero te olvidas de que ya no estoy allí. Me apunté a eso de olvidarte y mira tú por donde que me salió que sí. Después de tanto echarte de menos y pedir que todos los aviones del mundo tuvieran parada en esa cama demasiado grande si no era a medias contigo. Acuérdate de las veces que te pedí que volvieras y de lo mucho que tuve que callarme, por no llamarte y decirte a gritos lo que tanto te había repetido al oído. Eso de que siempre estaría para ti. Es la primera promesa que no cumplo de ti sin mí.

Vuelves ahora y pretendes que tire por la borda todo lo que vino después y se te olvida que ya no me acuerdo cuando estabas tú. Conocí a más, me llevé muchas alegrías y algún que otro tropiezo. Encontré a gente buena que me dio buenos momentos. Y cuando vuelves ya no quiero verte, no quiero que me escribas y no quiero que estés aquí. Si te fuiste sin mí, no pretendas volver conmigo. Que no he encontrado el amor, pues la verdad es que ni lo sé, tal vez sí o tal vez lo tenga todavía en la lista de cosas por hacer que de momento no me preocupan. Convierte todo aquello en una experiencia que contar cuando te pongas a repasar con copas de más y mientras tanto quédate con tu regalo, con tu parte proporcional de mi historia contigo.

Ángel Ludeña.

Anuncios

Dime lo que quieras, pero dime algo.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: