Quererse hasta las tantas.

DSC_0031

Los señores del tiempo anuncian tormentas con cielos despejados en la capital de todas las ciudades donde empiezan las carreteras. Demasiado pronto para arrancar historias y demasiado tarde para perder el tiempo sin nadie que tire el reloj de los amores a destiempo. Y la vida que te pone, te quita y te vuelve a poner y alguna que otra amiga que repite que por algo será.

Cansados de leer libros donde no se viven historias tan reales como las hostias que te pegas cada vez que empieza alguna. Que hay que ser feliz y yo me he puesto a ello. Y que lo de venir va acompañado de quedarse. Que no hay verdades que duelan menos que mentiras que no valen nada. Y que si al mirarse se sonríe, la mirada cuenta el doble. Cansados de buscar en la lista de improbables algún que otro fracaso de esos que no se aprende. Que los fallos, si se enseñan, que se queden a la cola.

Que ya no es tiempo de quererse mucho, que es momento de ilusionarse y apostar por causas ganadas que perder sólo se pierde al juego y ya no estamos para jueguecitos. A no ser que juguemos a encontrarnos bien y pronto. Que las historias sólo valen con música de fondo. Y que no es lo mismo hablar mucho que bien. Y que yo quiero mucho y bueno, que los malos ya no valen. Y que bueno es conocerse cuando no suena convincente que aún no estés pendiente de la alegría que provocas.

No hace falta que te digas que me vas a echar de menos. Cuando sabes tanto como quieres que me vas a hacer un hueco y que no me voy a ir más lejos de un código postal. Y que digan que los para siempre son bonitos cuando prefiero hasta cuando sea pero que sea bien. Quien se enamora primero dicen que es quien pierde. Y si no nos enamoramos ninguno, pues no pierde nadie. Y ganarnos poco a poco que ganarse vale mucho. Y a tirar de los ahorros de los bancos de verdad, donde se ingresan sonrisas sin comisiones y un montón de buenos instantes que llegaron para quedarse cerca y terminaron más lejos aunque aquí ya estamos tú y yo y siempre te sale bien de precio.

Que aquí somos de litro de chino en un portal cualquiera que lo barato sube más y nosotros estamos más cerca de la cuenta para ver si saltan las alarmas de todos los sitios divertidos de la ciudad. Y que quiero que me cuentes con los dedos las verdades y que de verás que te miento si no te digo que  te quedes un poco más aquí. Que beber solo se beben las copas que nos sobran que borrachos se cuentan deseos que tal vez sí. Y que hablemos hasta tarde que no hay madrugones que perdonen lo bonito que te aguantas para contarnos que funciona lo de quererse hasta las tantas.

Ángel Ludeña.

 

Anuncios

Dime lo que quieras, pero dime algo.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: