De cuartas y vencidas.

frutos

Las ausencias que duran demasiado terminan estancadas y ancladas en mitad de cualquier océano. De tiempos pasados que solían acabar con nuevos comienzos y no con tantos finales. Y que claro que me acuerdo de ti.

Le diría a quien sepa más de la cuenta que si suma un poco en vez de tanto restar igual empieza a compensar. Lo de apostar a caballo perdedor cada carrera y sentir que todas ellas eran mejores que las de cualquier universidad de nombre importante. Y cuanto hace que no te nombro. Que si pienso en ti, ha pasado tanto que ya no te importa. Que hubo un tiempo donde el sol nos parecía una mierda. Que no hubo temperatura mejor que los abrazos, ni lluvias que no encontraran su hueco en un sofá . Que me has pisado tantas veces por encima, que dejaste huella imborrable en quien no acepta imposibles.

Y que parece increíble que todavía tu nombre me suene a buenos momentos, con tantos malos como tuviste. Y digo tuviste porque contigo ya no tengo ni recuerdos.

Vaya manera más fea de no quererme con lo que te quería yo. Y todavía te quiero en la distancia para no tenerte que ver nunca bar. Y digo bar porque sólo hablo de lo que sé. Y de ti ya no me sé nada. Ni siquiera los dos apellidos de un nombre común. Con lo raro que fue lo tuyo. Que da pena que ya no me regales alegría. Como hablar de la playa y no saber nadar o intentar bailar sin saber cantar. Cosas tan absurdas como que aún la capital no te haya mandado con billete de vuelta. A que des la vuelta en ochenta días a ver si aprendes algo más que a ser infeliz.

Que eras tan genial que nadie entiende de ti. De ti y esa facilidad para echarte a perder con las ganas que tenía de que salieses bien. Y digo bien por no decirte que tiré por la borda mis principios para no tener un final. Y aún cuando se acabó buscaba comienzos con sabor a verdad. Y que oportunidad me pega a ti lo mismo que tú a mí, lo justito e innecesario de cualquier historia contigo en la que no pensaste en mí. Y que vamos a perdernos los principios y vamos al nudo de las historias. Que esto ya no hay quien lo arregle ni con cervezas de madrugada en noches de verano. Y que te pido por no verte sin saber a qué mirar, ni encontrar sin decidir si te busco todavía.

Que eres el mejor ejemplo de una mala vida que engancha y te arrastra. Que contigo tragué de orgullo y que bien sentaba joder, al menos aquellas veces. Que eras la oportunidad que pasa una vez y vuelve unas cuantas pero siempre te queda la duda de si volverá en el momento de venir para quedarse que volviste muchas veces parecidas y que esto ya va de cuartas y vencidas.

Ángel Ludeña.

Anuncios

Un pensamiento en “De cuartas y vencidas.

  1. Eres grande , la persona más bonita que alguien puede tener en su vida, ya reflejarse en ti devuelve lo mejor de uno mismo y tienes esa ” luz” que ilumina …

Dime lo que quieras, pero dime algo.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: