Luego está Madrid.

img_5602-1

Madrid, donde se juntan los ratos a tiempos de buena gente. Madrid, y ese color tan tuyo de peli antigua con toque futurista. Madrid, y ese sol con parada de metro y estación de emociones. Madrid y esa manera de decirte a todo que sí como un niño de papá que los deja lejos y se tira de cabeza a su jungla. Madrid y esa emoción cuando las maletas se llenan de ilusiones y atraviesan temerosas las calles que van directas a lo desconocido. Madrid, qué bien tenerte y que mal me caen los que no aprenden a despegar después de una mala caída.

Desconcertante resulta saber que hay un sitio en el mundo donde se puede ser más feliz. Madrid y esa forma de querer a la gente abrazando a los diferentes que pasean por Malasaña. Madrid que bonito suenas cuando la música se enciende y te dejas bailar. Madrid y su verdad con tantos mentirosos que se dejan entrever entre las calles que los acompañan pero no los recogen. Madrid y tu fantástica manía de querer traer a todos. Madrid y dar oportunidades mezcladas con buen vino de brick en cualquier lugar del centro. Madrid y tu forma de enviar bien lejos a quiénes mal convienen cerca. Y qué cerca está todo cuando no tienes nada y vas a por todas, como contigo. Madrid, qué buena gente. Madrid y amigos de verdad. Madrid y enamorarse. Madrid y las apuestas. Madrid y ganar perdiendo. Que no hay nadie muy bueno que hable muy mal de ti.

Madrid, vamos a quedarnos con un bar que no cierre nunca. Madrid, vamos a quemar discotecas pinchando buenas canciones. Madrid, dame de beber con sabor a historia que emborracha. Madrid, bonito, vámonos de piti hasta apagar todos los cigarros. Madrid, que hueles a colonia cara y coches que derrapan a emociones. Madrid, que si eres carrera de fondo, hazme un sitio en tu máster. Madrid, vamos a contar cuánto hace falta para quererte a cuenta. Madrid, qué bien que me hagas caso hasta llevándome la contraria. Madrid, y eso de tener calles con recuerdos grabadas en cada esquina. Madrid y sexo. Madrid y la fiesta. Madrid y alcohol. Madrid y golpes. Que no existe ritmo tan bonito como pisar las calles, mirar y que no te conozca nadie. Madrid y esa forma de descubrirte. Así Madrid. Así tan de repente, que llegas para acordarte de todo y olvidarte de tanto.

Madrid, cuánto te debo que no hay quien te pague. Madrid, me das amigos y te doy victorias. Madrid, me das la música y te doy los bailes. Madrid, me das tristezas y te doy los llantos. Madrid, me das alegrías y te doy carcajadas. Madrid, te doy amor y me das historias. Madrid, dame de ti y te doy lo mejor de mí. Que no existe lugar que tenga tu color, tu sabor, tu olor, tu sentir que si estás ahí, yo también lo estoy, que digan de ti que luego está Madrid.

Ángel Ludeña.

Anuncios

Dime lo que quieras, pero dime algo.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: