Invencibles.

img_2675

Dicen que somos invencibles cuando nos llamamos a voces rompiendo las paredes y acabando con las distancias por trenes de largo recorrido. Y que no hay muro inquebrantable, ni barrera que no se pueda subir más alto de lo que se cree. Que de caernos sabemos todos, quien más y quien menos.

Somos invencibles de cualquiera de las mil formas posibles y de todas las maneras en las que valga intentarlo. Somos invencibles de corazón y hasta el último centímetro de la cabeza. Y que vamos a pensar bien para no perderla del todo. Y que somos invencibles de los que se encuentran en batallas de largo recorrido que firman la paz antes de lanzar la primera bomba. Que somos invencibles cuando se trata de querernos más de lo que se puede querer cualquiera. Y contratiempos que se dejan ver entre risas que pueden con todo. Que tengo escrito en mil historias que la vida siempre acierta. Y con nosotros cumple como quien salta queriendo alcanzarte.

Y podríamos lamentar lo injusto que resulta, gritar de rabia detrás de cada esquina y dejarnos perder por miedos que amenazan. Pero es que yo soy invencible porque tú también lo eres. Decía la mujer más sabia del mundo que podíamos con todo. Porque ella también podía. Y desde el lugar más alto del mundo, pelea tanto como cualquiera para conseguir lo que no consigue nadie que no sea ella.

Y que soy invencible porque vivo rápido para vivirlo todo. Y que eres invencible porque tienes base militar y experiencia en cien por cien de casos ganados. Que no hay ninguna ley en el mundo que nos niegue el derecho a ser feliz. Y que soy invencible porque tengo tus ojos marrones verdosos que miran eligiendo siempre. Y que eres invencible porque juegas a las cartas con tus mejores ases en la manga. Los principios son para empezar, los finales para celebrar y los caminos de en medio, una sucesión de cosas que pasan y se pasan. Porque todo se pasa.

Y es que somos invencibles porque no podíamos ser de otra forma. Porque nos enseñaron a ser así y porque tengo muy buena maestra. Y que los invencibles somos los que pasamos los malos tragos entre cervezas. Y de eso no va a faltar. Y que los invencibles saben que las toallas nunca se tiran, que lo malo se pasa y que de todo se aprende un poco. Y por mucho que digan, ningún invencible deja de serlo. Porque ser invencible es una profesión de riesgo y estamos asegurados como nadie nunca jamás.

Y que vamos a pelear como pelean los que saben que van a ganar. Y que vamos a reírnos como si las risas curaran los malos tiempos. Y que vamos a bailar porque la música puede todo.

Y que nos quedan muchas conversaciones bajo las estrellas, millones de baños en nuestro mar y cientos de miles de historias por vivir. Juntos, como siempre. Imparables, inconfundibles, y por supuesto recuerda más que nunca, juntos invencibles.

Ángel Ludeña.

Anuncios

Dime lo que quieras, pero dime algo.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: