Sin miedo y con él.

Vuelve el verano a trompicones con lluvias de chapuzón y un montón de historias a falta de papel y boli. Y volver a salir a destiempo para llegar siempre tarde en eso de hacerte un hueco. Y sonreír por afecto y defecto como forma de entender que así pinta mejor. Y tirar de azul acuarela para echarle un poco de risa a las copas de por medio.

Guardar silencio hasta que se oiga el ruido. Explosión de carcajadas en la barra del bar de enfrente. Baile de números al marcar otra historia. Y el fondo del vaso como lugar de ensueño sin precedente. Y sabes que no tienes nada pero que puedes con todo.

Y que no pasé de ser un verano cuando ya me llevan dos inviernos por lo fuerte que suena el tiempo, cuando el viento no termina de pasar. Deteniendo relojes sin alma, mentiras en la buhardilla y miradas por el retrovisor.

Que apenas pasó aquel verano cuando vuelve a pedirse dos cañas. Y como de improbable, imperfecto y casual podría ser un entonces por ahora.

Y que puestos a pedir, mahou cinco estrellas. Y que puestos a salir, mejor sin cabeza para no perderla. Que yo no quiero alas, teniendo dos piernas. Para abrir, cerrar y echar a correr sin miedo y con él.

Ángel Ludeña.

Anuncios

Dime lo que quieras, pero dime algo.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: